Estimulación Temprana, Quito, Norte, a Domicilio

Terapias Psicológicas para niños, Quito

Orientación familiar, Quito, niños

Tienda de juguetes

juguetes didácticos para bebes, niños, Quito

Servicios de Estimulación Temprana a domicilio, Quito, Valles, Sangolquí, Centro, Condado, Pomasqui, Cumbaya, Tumbaco

Clases de estimulación para bebes, niños, Quito

Mitos sobre estimulación, bebes, niños, chiquitos y bebes

Juguetes, accesorios, ludicos, didácticos, materiales de estimulación, materiales didácticos

Animus Estimulación temprana a domicilio, Terapias psicológicas para niños adolecentes adultos, Orientación Familiar, Quito

La Crisis de los 30s

  • 2019/03/01

 

 

Siempre pensé que eso de las llamadas “crisis de la edad” daba cuando uno estaba “viejito” según yo a los 60 años. Para mi sorpresa después de cumplir 30 años comencé a sentir ciertos cambios, pensé que eran cosas mías, mi piel perdió humectación, por ahí divisé unas arrugas, mi estómago ya reciente cuando como demás y ni que hablar de las fiestas mi cuerpo necesita unos dos días para recuperarse de la trasnochada. Emocionalmente también te sientes diferente, te choca que te digan “señora”, las responsabilidad crecen a diario, te cuestionas sobre a donde va tu vida etc y etc

Comienzas a añorar los viejos tiempos y ya llegado a este punto piensas que algo está mal en ti. También creí que solo me pasaba a mí, pero para mi sorpresa varios amigos y amigas de mi edad me contaron que sentían lo mismo…………….en el fondo me alegré. ¡No soy la única!

 Qué hacer:

  • No solo veamos las cosas aparentemente feas de ir creciendo, rescatemos lo positivo: como el tener independencia económica, el estar formando nuestra propia familia, trabajar en lo que nos gusta

 

  • Los amigos siempre son una buena terapia y que mejor que los achaques de la edad sean compartidos. Eso sí tendremos que armarnos de paciencia hasta encontrar la fecha en la que todos puedan reunirse ( a esta edad parece que todos estamos ocupados siempre)

 

  • Acojamos con cariño esos cambios físicos que a veces son los que más resentimos. Que sean el pretexto para empezar a realizar ejercicio, a comer mejor, a pensar positivo y no nos amarguemos con nosotros mismos.

Estamos cambiando, estamos creciendo inevitablemente estamos madurando!!!

 

 

Escrito por: Sandra Reyes G.
Psicóloga Clínica, Experta en Estimulación Temprana y Neurodesarrollo

Top